Tres estudiantes de La Rioja han resultado vencedores en el certamen internacional Google Science Fair, celebrado esta semana en California. Estos alumnos de un instituto de Logroño han vencido en la categoría de edad de 15 y 16 años gracias a su trabajo sobre la contaminación y la vida microscópica en las aguas dulces de La Rioja. 
 
Se trata de un proyecto que hace casi cuatro años comenzaron Iván Hervías, Marcos Ochoa y Sergio Pascual, recogiendo más de 3.000 muestras en distintos cursos de agua. Con la ayuda de su tutor, Antonio Guillén, y a base de analizar y fotografiar el entorno han conseguido realizar un informe exhaustivo que pone en relación los diferentes parámetros químicos con los niveles de contaminación y los microorganismos encontrados. Esta base de datos, creada en su tiempo libre, les ha permitido alzarse como ganadores entre los cinco proyectos que han llegado a la final en su categoría, seleccionados entre miles de propuestas procedentes de más de 100 países.
 
El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha querido sumarse a las múltiples felicitaciones que los vencedores han recibido esta semana, asegurando que estos chicos “son un ejemplo para todos, porque con tesón e imaginación han llegado muy lejos” y “el trabajo realizado y su temprana inquietud científica son un orgullo para nuestra comunidad”. Asimismo, ha destacado la importancia del equipo docente a la hora de “motivar, apoyar y guiar a estos jóvenes, convirtiéndose en una muestra de la implicación y entrega del profesorado riojano”.
 
En las otras dos categorías del concurso los vencedores han sido estudiantes estadounidenses. En el grupo de 13 y 14 años el ganador ha sido John Kohn, que ha creado un dispositivo para personas sordas que convierte el sonido en vibraciones táctiles. En la categoría de 17 y 18 años la ganadora ha sido Brittany Wenger, quien también se ha llevado el premio al mejor proyecto del año por su aplicación para comparar los resultados médicos de un paciente con una base de datos en la nube que permite hacer más sencillo el diagnóstico del cáncer de mama.
 
Los premiados en los tres grupos de edad han recibido una beca por valor de 25.000 dólares, una experiencia única que consiste en la visita a las instalaciones de una de las empresas patrocinadoras del evento, un premio personalizado de LEGO y acceso digital a los archivos Scientific American para el centro educativo en el que cursen sus estudios. Además, los quince finalistas han recibido tres kits de LEGO, un Chromebook de Google, un dispositivo tablet Android y una suscripción a la revista Scientific American durante un año.
 
Google Science Fair