Envejecer activamente no es algo casual, sino una cuestión de esfuerzo propio, aunque existen excepciones como enfermedades y aspectos genéticos que pueden ser un hándicap. Así lo ha afirmado la asesora técnica de la Fundación Matia, María Teresa Sancho, quien asegura que “a los 70 años, para mantenerse mejor, se tiene que hacer un esfuerzo mayor” por lo que es necesario que la sociedad motive a los mayores para que sean responsables de su autocuidado.
 
Sancho ha participado en el encuentro “Envejecimiento activo: promover la autonomía a través del compromiso y responsabilidad social”, celebrado en Santander, en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.
 
Una vida activa en la que se practique deporte de forma constante es beneficiosa para conseguir este envejecimiento activo y existen muchas opciones entre las que poder elegir. Además, nunca es tarde para aprender y empezar a practicar un nuevo deporte.
 
En el encuentro hablaron también de las prejubilaciones, concluyendo que prolongar la edad de jubilación no es negativo para el envejecimiento activo, aunque debería pasar por la elección personal y se tendría que tener en cuenta también el tipo de empleo y las capacidades de cada uno al llegar a una edad determinada.
 
La asesora técnica de Matia, considera que deberían ser los trabajadores los que eligieran el momento en el que se jubilan, aunque matiza que a los 55 años no es recomendable para la salud ni sostenible socialmente. Siempre hay que tener en cuenta que hay personas de 60 ó 65 años que están en plena capacidad de producción.
 
En su intervención con motivo del encuentro, patrocinado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través del IMSERSO, Sancho hizo hincapié en la capacidad de “resistencia” que tienen las personas mayores ante la actual situación de crisis económica debido a su “gran capacidad de adaptación” frente a los cambios que, a su juicio, la sociedad está “desaprovechando”. No obstante, la asesora técnica de Matia puntualizó que, en líneas generales, sienten “una profunda preocupación” especialmente por el futuro “incierto” de sus hijos.
 
La Fundación Matia es una entidad que presta servicios asistenciales de tipo sociosanitario a las personas mayores.