Las nuevas instalaciones de TOO MANY FLASH